Sin audífonos pero contigo misma y un libro

vacio

Imagina estar en quietud, nada se mueve, todo está muy tranquilo…

Cualquier movimiento indica algún sonido imaginario pero puedes no saber como es realmente.

Imagina el vacío tras una explosión que nunca se produjo en tu interior pero que siempre estuvo ahí.

Lo único que puedes es imaginar y pensar mucho para comprender.

Y de alguna manera, a la tuya, palpitar. Y silencio, no se vaya a estropear.

 

 

Algo así, parecido, es lo que viene a ser el desconectar, es como meditar.

 

Eres tu, contigo misma, pero en realidad es una nueva oportunidad.

 

 

No dejo de leer, de imaginar… para poder reflexionar.

¡Feliz Sant Jordi lectores y enamorad@s! Un beso, cariño.